Mami-Baby Yoga

 

 

 

 

La palabra yoga deriva de la raíz yug que significa unión y la práctica de mami-baby yoga trabaja con esta unión entre madre e hija, además de la unión como ser holístico que es cada uno. Así que uno de los primero beneficios de esta clase es el fortalecimiento del vínculo madre-hijo.

 

De acuerdo al investigador Allan Schore el vínculo entre padre e hijo en los primeros 18 meses es el fundamento para todos los futuros vínculos. Así que el llevar a cabo esta práctica ayuda a fortalecer ese vínculo en donde la madre y la hija están en un ambiente fuera de distracciones que enfocarse en el otro. Al poder dejar de lado las distracciones de las labores del hogar o trabajo, así como el crear un ambiente donde el bebé se pueda concentrar es lo que permite a esta práctica lograr el objetivo de enfocarse el uno en el otro.

9e397ff8-b098-4aa3-b669-6789c02fd6ba_jpeg

 

Es por ello que es recomendable que se haga como una práctica que sea sistemática; esto significa que existe un día y una hora específica para aprender a practicar yoga. El dedicar tiempo para apoyar positivamente a tu hijo por medio de esta actividad física ayuda a que promuevas en ella un estilo de vida saludable.

 

 

Los bebés de forma natural tiene la habilidad, necesidad y acción de moverse para mantener un bienestar físico, pero al apoyar esta habilidad natural y ponerla en una actividad sistemática ayudamos a que vaya creando los hábitos para un estilo de vida más sano.

 

Me gustaría señalar que aunque exista una hora y un día establecido para la práctica de yoga una vez que mami y baby se familiarizan con el yoga y sus prácticas pueden hacer yoga en cualquier lugar y desde una práctica de 2 minutos hasta una hora.

Otro de los beneficios de la práctica del yoga para mamá y bebé  es que ayuda a mejorar la digestión y disminuir el dolor causado por la inflamación causada por gases. Mediante diferentes posturas y ejercicios se puede ayudar al desarrollo de los tejidos digestivos ya que los intestinos del recién nacido pueden ser tan delgados como el papel.

 

Algunas de estas prácticas pueden ser el masaje, en su estomaguito, así como posturas como paschimottanasana, janyasana, apanasana, entre muchas otras.

 

Mami-baby yoga es una práctica muy bonita que ayuda a la exploración de ti hacia tu hijo y de tu hijo hacia ti; y también es una forma de autoconocimiento en esta nueva etapa de tu vida como mamá de un bebé que depende en su totalidad de ti.

 

 

 

 

Esta clase es una hermosa que te invito a que conozcas donde respetamos los tiempos del bebé, aprovechamos sus gustos por explorar e investigar, y ¡aprendemos a escucharnos y comunicarnos aún sin palabras!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s