Yoga

Qué es el Yoga

El yoga es un concepto fácil y a la vez complicado de definir. Por su raíz en sánscrito yug significa atar, unir o juntar. Por lo que la unión es el denominador común de este concepto. La Unión contigo mismo así como la unión con los demás y lo demás, incluida la unidad con el Ser Supremo.

 

Trökes nos dices que la “palabra yoga proviene de la raíz indogemánica yuj- que significa, por un lado, ‘enjaezar’ y ‘juntar’ dos o varios caballos ante un carro (de combate), y por otro ‘unir’ o ‘enyugar’ o ‘poner el yugo’”[1]. Esta definición nos lleva a dos imágenes, una, de unión total y la otra de unión sobre los caballos, que siempre se les relaciona con las emociones. Al respecto Varen hace un símil de la utilidad del yoga, con una carroza, para poner control sobre nuestros órganos sensoriales y nuestra mente.

…el cuerpo es un carro tirado por una yunta de caballos reacios (los órganos de percepción y acción), el cochero es el pensamiento (la mente). El alma (atman) es el pasajero del vehículo, destinado, a pesar suyo, a los infortunios de un periplo (vida mundana) que jamás ha querido realizar.El trabajo corporal propuesto por las múltiples ascesis yóguicas debe, en principio permitir que el cochero (el pensamiento) compruebe en vivo la situación incómoda de su pasajero (el alma), y contribuir a frenar y luego a dominar la carrera desenfrenada del vehículo (el cuerpo y los sentidos).Esta detención del carro (que corresponde exactamente al dominio de los sentidos y los pensamientos indisciplinados) debe luego ofrecer naturalmente al alma aprisionada la posibilidad de abandonar ese modo opresivo de locomoción para unirse con Dios o con el universal Brahaman[2].

arjuna_Krishna_chariot

Con esta imagen es que Vareen nos recuerda que el yoga muestra un camino para la superación y trascendencia, el control de los caballos, de la parte material. Para lograr el control de la parte material debemos ser conscientes de todo lo que percibimos con el tacto, el gusto, el olfato, la vista así como los sonidos. Esto es la realidad modificable también conocida como porque es parte de la mente y lo que percibe citta o la realidad palpable, pakritti.

 

El yoga nos recuerda que debemos poner al servicio de nuestra mente lo que nuestros sentidos nos muestran como un primer paso; el segundo es poner al servicio del desarrollo espiritual el cuerpo por medio de posturas, la respiración correcta y la ética. Y el último es poner la mente citta al servicio del espíritu, ello por medio de la meditación.

 

El yoga nos ayuda a tomar las riendas de los caballos, de las emociones y las percepciones, ponerle freno cuando es necesario, cuando vamos en una carrera sin rumbo pero guiada unicamente por lo material. Cuando la mente, que es el cochero sigue los impulsos de los caballos es momento de detenernos a escuchar a dónde quiere ir el pasajero, el alma. Escuchar el alma es una tarea complicada si nunca lo hemos hecho, y para ello sirve la meditación y es necesario el frenar todos los sentidos.

 

Cuando entramos en contacto con el pasajero nos damos la oportunidad de escuchar la esencia de nosotros mismos, de entrar en contacto con nuestra parte divina, la realidad inalterable, conocida en sanscrito como purusha.

 

Por eso el ver el yoga sólo como una parte física se queda muy reducido o privado de los grandes beneficios que nos puede brindar como una forma de reencontrarnos con lo más profundo de nuestro ser.

[1] Trökes, p.14

[2] Varen, J. p.14

 

 

Fragmento del libro:

Uapiti Paloma, (2014), “Yoga, principios y prácticas”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s